Visita nuestro canal de video en YoutubeVisita nuestra galería de imágenes en FlickrSíguenos en TwitterÚnete a nosotros en Facebook

La Casa Payesa

Casa Payesa

La casa tradicional ibicenca, también llamada casament por los autóctonos, es una vivienda ante todo austera, práctica y funcional, rodeada de campos de cultivo y totalmente adaptada a las necesidades de la época en la que se construía.

Se compone de varias estancias con formas cúbicas, que se iban adosando a la vivienda original según aumentaban las necesidades familiares. Sus gruesos muros la protegían del frio en invierno y la aislaban del calor en verano. Sus pequeñas ventanas la resguardaban del sol. El porche o porxet, era el lugar de lugar de reunión, aunque también  se usaba para el almacenaje de frutos y verduras recolectados del campo. A un lado del porche, solía estar el pozo donde se recogía el agua de lluvia que provenía del tejado y un horno para dorar el pan. Sus tejados planos, elaborados con una composición de algas y arcilla, servían para aislar la casa del frio y el calor, y además con cierta inclinación, para recoger y aprovechar el agua de la lluvia. En el techo, largas vigas de sabina resaltaban sobre la blancura de sus paredes. El blanco impoluto de estas casas se debe a la cal, que por razones de higiene se usaba para pintar estos gruesos muros de piedra.

Son casas muy bellas, que han servido de inspiración a grandes arquitectos atraídos por la simplicidad de sus formas.

Hoy en día estas casas forman uno de los pequeños tesoros que conserva la isla. Pocas son las que continúan siendo explotadas por sus propietarios, heredadas durante siglos de padres a hijos. Muchas han sido compradas por forasteros y reformadas con todo tipo de lujos, otras se han convertido en acogedores hoteles rurales o restaurantes para el disfrute de todos.

Comparte tu experiencia

2007 - 2011 © puroibiza.com, la guía on-line de Ibiza y Formentera.
Volver arriba